20 / 03 / 2020

Impacto del coronavirus en el servicio de alimentos europeo

Compartimos esta publicación de Rabobank, de principios de marzo, en la que la consultora internacional hace un análisis del daño que está provocando la pandemia en el comercio alimenticio.

El coronavirus se está extendiendo rápidamente en Europa. La industria de viajes y turismo, incluyendo visitantes internacionales y locales y los viajes de negocios, es una de las más afectadas por esta situación. Dado que los viajeros representan una gran porción de la demanda por servicios de alimentos, las ganancias de restaurantes y bares caerán. La magnitud de esta caída dependerá de la duración de la crisis, el peso de la industria de viajes y turismo en la demanda de alimentos, y el impacto del coronavirus en el crecimiento económico.

Demanda relacionada con viajes bajo presión

La interrupción en la vida cotidiana, los eventos cancelados, la política empresarial de cancelar viajes de negocios, y los cambios de comportamientos de los consumidores han causado cancelaciones de reservas y por tanto de ingresos en todas partes. La demanda de la industria de viajes y turismo representa entre un 20% y 40% de las ganancias de restaurantes, bares, y cafés, dependiendo de cada país.

España e Italia son países donde esta industria representa una mayor parte del PBI y donde también los visitantes extranjeros tienen un mayor peso de los gastos totales en alojamientos durante los meses de marzo y abril. Las pérdidas de ganancias en servicios de comidas debido a la cancelación de visitantes extranjeros son las menos probables de ser compensadas.

La demanda relacionada a viajeros representa una mayor porción de los servicios por comidas en países como Reino Unido y Alemania.

Marzo: mes de temporada baja en Europa.

La estacionalidad es el mayor factor mitigante, y marzo es un mes relativamente tranquilo para viajar. Abril tiene un mayor peso en el turismo anual, debido a las vacaciones de Pascuas, pero los meses cruciales para la industria son desde junio a septiembre. Por lo tanto, si la situación actual se mantiene durante los meses de verano, su impacto adverso incrementaría más que proporcionalmente. Alemania es el país donde las diferencias entre los meses de verano y marzo/abril es la menor; Italia y Francia muestran la mayor estacionalidad.

Escalada potencial: entrega a domicilio y retiros en tienda como ganadores

Con el deterioro de la situación y las actividades diarias alteradas, los consumidores no pueden visitar bares y restaurantes. En su lugar, pueden optar por modalidades de entregas a domicilio o retiros en tienda. En dicho caso, los restaurantes de comida rápida se verían beneficiadas, dado que las entregas a domicilio o retiro en tienda representan una mayor parte de sus ventas totales. Estas modalidades de venta son más frecuentes en Reino Unido y Francia, mientras que es una alternativa menos usada en España o Alemania, donde comer en los locales es preferido.

Impacto a largo plazo: riesgo de recesión y vulnerabilidad de servicios de comidas

La disrupción creada por el coronavirus está poniendo en riesgo el crecimiento económico. Solo su impacto en la industria de viajes y turismo puede ser potencialmente suficiente para enviar al crecimiento del PBI a un territorio negativo. Es probable que los gobiernos tomen medidas extraordinarias para evitar la recesión, pero las tasas de crecimiento pronosticadas para 2020 antes de la epidemia parecen demasiado optimistas al momento.

Históricamente, los gastos en servicios de comidas han sido sensibles al ciclo económico, y en 2009 las ganancias del sector se contrajeron en todos los países, reflejando menos transacciones y menos gastos por transacción. A pesar de los cambios demográficos y en los estilos de vida, esperaríamos que una caída en la economía tenga cierto impacto negativo en la demanda.

El daño es limitado pero se distribuye de manera desigual, con un riesgo de mayor impacto

Bajo el escenario actual, la industria de alimentos sufrirá una caída en sus ingresos. Pero si la situación se deteriora o persiste en el tiempo, el impacto crecerá más que proporcionalmente. El crecimiento en modalidades de entregas a domicilio y retiros en tienda beneficiará a operadores de comida rápida. Grupos con escala y diversificación geográfica están también bien posicionados para sobrevivir este difícil momento, como también aquellos que enfrentan bajos costos fijos.

Los agentes con un alto apalancamiento financiero o costos fijos significativos pueden enfrentar dificultades insuperables si sus ingresos se reducen drásticamente y no es posible renegociar la deuda o costos. Para jugadores más fuertes, esto puede generar oportunidades de compra.

Un impacto más estructural en el crecimiento económico resultaría en una caída significativa en el tráfico y los ingresos. Esto provocaría cambios más profundos en toda la industria y su forma de operar.

Para leer el artículo original de Rabobank (publicado en inglés) haga click aquí.

valoración

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.